BENDITA SEA TU PUREZA Y ETERNAMENTE LO SEA PUES TODO UN DIOS SE RECREA EN TAN GRACIOSA BELLEZA, A TI CELESTIAL PRINCESA DULCE SAGRADA MARÍA YO TE OFREZCO EN ESTE DIA ALMA, VIDA Y CORAZÓN,NO ME DEJES SIN TU AMOR TEN PIEDAD OH MADRE MIA Y DAME TU BENDICIÓN
SOLICITA GRATIS LIBROS QUE TE AYUDARAN A CONOCER MÁS A MARÍA NUESTRA MADRE CELESTIAL

Translate

jueves, 21 de junio de 2012

EL REINO DEL CORAZÓN EUCARÍSTICO: EL TRIUNFO DEL AMOR




La Eucaristía es un don del amor del Sagrado Corazón La Eucaristía es el don por excelencia del amor del Sagrado Corazón. No podemos entender la Eucaristía sin entender el amor del Corazón de Jesús. En el capítulo 13 de su Evangelio, San Juan nos dice: Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo (Jn 13,1). Hasta el extremo, significa sin escatimar en nada, absolutamente en nada, para manifestar Su amor. Jesús dirigió estas palabras a Santa Margarita María: He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres, sin escatimar en nada, hasta el punto de consumirse para darles a conocer Su amor.

El Sagrado Corazón de Jesús nos ha amado hasta el extremo entregándose total y libremente para nuestra salvación. No ha escatimado en nada, hasta el punto de darnos Su Cuerpo, Su Sangre y Su Corazón en la Cruz, y continúa haciéndolo en la Sagrada Eucaristía. La Eucaristía es el don de su auto-donación y su amor sacrificial por los hombres. Al instituir la Eucaristía en la Última Cena, Jesús dijo a sus apóstoles, y a la Iglesia hasta el fin de los tiempos: Éste es mi Cuerpo, ésta es mi Sangre, Sangre de la Alianza nueva y eterna, entregada por vosotros (Mt 26). La Eucaristía es muestra del amor y de la generosidad del Sagrado Corazón. No solamente entregó su vida, sino que lo hizo de forma voluntaria, libre, pues ésta es la marca del auténtico amor: Yo doy mi vida.., nadie me la quita, la doy voluntariamente (Jn 10,18).

Y no sólo la dio voluntariamente, también intensamente, hasta el extremo. Tal como lo dijera Jesús a Santa Margarita: Mi divino Corazón está tan inflamado de amor por los hombres, que no pudiendo contener en sí las llamas de su ardiente caridad, debe repartirlas y darse a conocer (manifestarse) a ellos para enriquecerles con los tesoros de mi Corazón.

Cuando contemplamos la Eucaristía, contemplamos el Corazón que ha sido traspasado por amor, el Corazón que constantemente renueva su inmolación, su entrega, su sacrificio. Por lo tanto, contemplamos el amor oblativo y permanente del Corazón de Cristo. Contemplamos el Corazón de Cristo, que nos ha amado hasta el extremo de la Cruz, y hasta el extremo de la Eucaristía. ¿Acaso no es la Eucaristía el recordatorio permanente y continuo de la generosidad y auto-donación de Cristo? La generosidad y entrega total son los frutos de su amor hasta el extremo. La oblación del Corazón de Cristo nos revela que el amor es la victoria sobre el mal. Él conquista la dureza del corazón humano; no a la fuerza, sino ofreciendo el testimonio del poder de Su amor. ¿Acaso no es la Eucaristía el signo viviente de su amor sacrificial? El se nos da a nosotros, a nosotros quienes le hemos rechazado y maltratado. Él nos ha enseñado a vivir en el camino del amor, el único camino que triunfa sobre el mal:

Nos dio el testamento del amor e instituyó el sacramento del amor en la noche en que iba a ser traicionado, negado y hecho prisionero por nosotros. Tomó sobre Sí mismo nuestros pecados, cargando nuestra debilidad; por sus llagas hemos sido sanados. Sus sufrimientos nos alcanzaron la eterna felicidad. Nos da su Sangre para apagar nuestra sed, aún cuando vamos detrás de charcos de agua, sucios y estériles. (mi Sangre es bebida que brota para la vida eterna, Jn 6,55)
Nos da su Carne para saciar nuestra hambre, aún cuando buscamos satisfacción en alimentos temporales. (Yo soy el Pan de Vida, el que venga a mí no tendrá hambre Jn 6)
Permanece con nosotros hasta el fin de los tiempos, para acompañarnos, aún cuando nosotros le abandonamos. Nuestro amado Redentor, en la última noche de su vida, sabiendo que había llegado la hora en que debía morir por amor a los hombres, no pudo dejarnos solos en este valle de lágrimas; y así, para que la muerte no le separase de nosotros, habría de ofrecerse a sí mismo en el Sacramento del Altar, sabiendo que era lo máximo que podía darnos para demostrarnos Su amor. (San Alfonso de Ligorio) Por nuestro rechazo, le traspasamos el Corazón, y de él brotaron Sangre y Agua; los sacramentos del Bautismo y la Eucaristía.

De su costado herido, dio vida a la Iglesia y nos dejó la Eucaristía para ser el corazón latente de la Iglesia, para sostenerla, alimentarla y fortalecerla en su misión de ser gran signo de amor en el mundo. El Santísimo Sacramento es el Corazón vivo de cada una de nuestras iglesias. (Papa Pablo VI).
Para actualizar el poder de Su redención a todas las generaciones, mandó y dio poder, a los Apóstoles y a sus sucesores, para perpetuar su Sacrificio en la Cruz, haciendo posible de este modo que todos los hombres, de cada generación, pudiesen estar al pie de la Cruz, recibiendo el poder de la salvación. El permanece en cada tabernáculo, nos dice Sta. Teresa de Lisieux, como prisionero del amor; prisionero, para que así podamos recibir su libertad. Él está presente en la Eucaristía, y ha escogido permanecer ahí aún vulnerable a los hombres, simplemente para poder ofrecer su amor al corazón humano. Jesús dirigió estas palabras a Sta. Faustina desde el tabernáculo: El amor me ha traído aquí y el amor me mantiene aquí.

¡¡Eso es amor!! El Corazón Eucarístico es el modelo de amor, tal y como nos lo describe San Pablo en la 1ra Carta a los Corintios, 13: El amor es paciente, servicial, no tiene envidia, no se irrita, no busca su interés; no toma en cuenta el mal, no se alegra de la injusticia, se alegra con la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta, el amor nunca falla (no acaba nunca).

San Francisco de Sales nos dice: No hay aspecto más amoroso o tierno de Nuestro Salvador que podamos contemplar, que este acto, en el cual Él, por decirlo así, se aniquila, y se nos da como alimento, para saciar nuestras almas, y unirse de este modo de una forma más íntima, al corazón de sus fieles.

Podemos ver como en la Cruz y en la Eucaristía, el amor ha triunfado, pues el amor triunfa cuando el mal es conquistado con la bondad; cuando la entrega sacrificial de uno mismo es la respuesta a la dureza del corazón, como nos lo enseña San Pablo en la Carta a los Romanos 12, 21:"resistid el mal, venciendo al mal con el bien". A sus discípulos, Jesús no les prometió estar exentos del mal, pero sí les prometió la victoria sobre el mismo: Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero, ánimo! Yo he vencido al mundo: (Jn 16,33) ¿Cómo conquistó Jesús al mundo? Amando hasta el extremo de la Cruz y de la Eucaristía. Amando hasta el extremo de olvidarse a sí mismo. El Papa León XIII nos dijo:"recordad el acto supremo de amor mediante el cual nuestro Redentor, vertiendo para nosotros las riquezas de Su Corazón, instituyó el adorable Sacramento de la Eucaristía, para así permanecer con nosotros hasta el fin del mundo. Y ciertamente la Eucaristía, la cual hemos recibido del gran amor de Su Corazón, es Su Corazón, el amor de Su Corazón".

El Corazón Eucarístico es el signo viviente del Reino del amor. Jesús dijo que el Reino de Dios estaba en el corazón. Vino al mundo a establecer Su Reino, como lo dijo el ángel a la Santísima Virgen en la Anunciación:"su Reino no tendrá fin". Qué clase de reino es aquél que no tiene fin? Ha de ser un reino que se establece en el corazón del hombre, donde nada externo puede removerlo. Qué nos separará del amor de Dios? La tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada? No, en todo esto salimos vencedores gracias a Aquél que nos amó. (Rm. 8,34)

Cuando estudiamos el Evangelio, vemos claramente que Jesús dirigió su misión a una profunda transformación del corazón humano, puesto que vino a establecer una nueva alianza. Esta Nueva Alianza fue profetizada y explicada por el profeta Ezequiel 36: "Os daré un corazón nuevo, e infundiré en vosotros un espíritu nuevo. Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne." Mientras que los hombres esperaban un reino terrenal, con poderes de este mundo, Jesús nos dijo que Su Reino no era de este mundo. No es de este mundo, puesto que no es producido por las acciones de este mundo, sino que se establece en el corazón del hombre por el poder de Dios que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo. (Rm 5). Por lo tanto, el Reino de Dios es un reino de amor, amor que es capaz de transformar los movimientos más profundo del corazón humano, hasta el punto de arrancar la dureza, la frialdad, el egoísmo, la auto protección, las piedras de nuestro corazón, tornándolas en carne, lo cual significa ser sensible, noble, generoso, dócil, sacrificial y completamente abiertos y dispuestos al amor de Dios y del prójimo. Es por esto que Su Reino solo puede ser extendido en el tiempo mediante la Presencia Real del Corazón de Cristo en la Eucaristía, porque es su amor, vivo, latente, con el poder de transformar el corazón humano y el mundo entero:"Yo soy la vida del mundo."

El Corazón Eucarístico es el Horno de amor en el cual nuestros corazones han de ser consumidos por (para) la vida del mundo.

"He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y cuánto desearía que ya estuviera encendido! (Lc.12,49) ¿Cuál es el fuego que Jesús ha venido a arrojar sobre el mundo? Es el fuego de su infinito amor y misericordia, el fuego del Espíritu Santo que transforma nuestros corazones haciéndonos imágenes de Su Corazón. Es por esto que desde el Antiguo Testamento Él ha identificado su amorosa Presencia con el fuego, así como se manifestara a Moisés en Ex. 3,2: la zarza estaba ardiendo, pero no se consumía." Nunca se consumirá pues su amor es infinito, es eterno. A Santa Margarita María el Sagrado Corazón siempre se le aparecía cuando ella se encontraba en adoración ante el Santísimo Sacramento, y se le revelaba en llamas:"el divino Corazón se me reveló como en un trono de llamas, más resplandeciente que el sol y transparente como el cristal, parecido a un horno abierto. Su Corazón abierto era la fuente de estas llamas".

Puesto que el fuego consume todo lo que toca, de este modo debe consumir nuestro pecado, nuestra frialdad, nuestro egoísmo e indiferencia, y todas esas actitudes que nos impiden responder a la llamada de amar como Jesús nos ha amado. Debemos entrar en el fuego del Corazón de Jesús y permitir que Él nos purifique de todo lo que en nosotros es contrario al amor. Esto causará dolor, ya que el egoísmo está fuertemente enraizado en nuestro corazón, pero es la única forma de hacernos uno con Cristo, de llegar a tener comunión verdadera con Cristo. Debemos permitirle al Señor purificarnos para verdaderamente convertirnos en incienso que cuando es quemado despide su dulce aroma frente al altar. El fuego del amor del Corazón de Jesús siempre será el remedio para nuestra frialdad y egoísmo. San Mateo nos dice en su Evangelio, en el capítulo 24, que en el transcurso del tiempo, la caridad se enfriará en la mayoría de los hombres. Jesús dijo a Santa Margarita que la revelación de su Corazón era el último esfuerzo de amor en los últimos tiempos, para calentar al mundo que había crecido en la frialdad. A Santa Faustina, Jesús le dijo que Él estaba ofreciendo a un mundo frío, el último refugio: la misericordia de Su Corazón. Creo que en nuestros tiempos los corazones han vuelto muy fríos, el egoísmo reina entre los hombres y la forma común de vida es la violencia. Los hombres han olvidado el significado del amor. Es por eso que el Señor ofrece a nuestra generación su Corazón Sagrado, Misericordioso, y Eucarístico. Él quiere transformar nuestro corazón, para que así pueda surgir una nueva civilización en la que el amor triunfe sobre el mal. A varios santos el Señor les dio la gracia de introducir sus corazones en el fuego de su Sagrado Corazón. Santos como Santa Margarita María, Santa Faustina, Santa Teresa de Ávila y Santa Catalina de Siena, y muchos otros, recibieron este intercambio de corazones. Estos santos simbolizan lo que el Corazón Eucarístico desea hacer en cada uno de nosotros cuando nos acercamos con apertura a Él. Nos quiere dar Su Corazón, sus sentimientos, sus deseos, sus movimientos internos, su amor. En la primera aparición a Santa Margarita María, el Sagrado Corazón le pidió que ella le diera su corazón. Ella lo colocó en las llamas del Corazón de Jesús, y vio su corazón como un pequeño átomo que se consumía en un gran horno. Cuando le fue devuelto, sintió un amor intenso que a partir de ese día, nunca se agotaba y solo deseaba darlo a los demás.

En una ocasión, el Señor tomó el corazón de Santa Faustina y lo introdujo en las llamas de su Corazón misericordioso. Después le dijo:"hija mía, te he llevado a las profundidades de mi Corazón misericordioso para que reflejes en tu corazón mi misericordia; solo así podrás proclamarla al mundo. Enciende el mundo con ella."

A Santa Catalina de Siena, estando en adoración ante el Santísimo Sacramento, Jesús se le apareció con su Corazón en llamas, y en ese momento, tomo el corazón de la santa y lo introdujo en su costado abierto. Después, Jesús le dijo:"mira, hija mía, he tomado tu corazón para darte uno nuevo, encendido de mi amor, para que siempre experimentes mi inmenso amor hacia las almas".

Para San Maximiliano Kolbe, recibir el Corazón de Jesús en la Eucaristía significaba consumir nuestros corazones en su amor y ser purificados de todo lo que es contrario al amor. ¨El amor, por su propia esencia, nos debe transformar. Debe consumirnos, y a través de nosotros, encender en llamas al mundo. Debe destruir y hacer desaparecer todo el mal que existe en él. Este es el fuego al que se refirió el Señor, cuando dijo que había venido a arrojar fuego sobre la tierra.¨ (San Maximiliano) En la Eucaristía contemplamos el acto de oblación del Corazón de Cristo, Él se consume de amor por nosotros y esa es la razón de su ofrenda. La Eucaristía debe formar en nosotros un corazón que es capaz de darse a sí mismo como sacrificio vivo, ofrecido por la vida del mundo, así como Él se ofrece. El Corazón de Jesús, vivo en la Eucaristía, quiere formar un ejército de corazones eucarísticos, sacrificios vivos, hostias vivas donde el amor del Corazón Eucarístico pueda reinar. Rm 12: "Os exhorto, hermanos, por la misericordia de Dios, a que ofrezcáis vuestros cuerpos como una víctima viva, santa, agradable a Dios". A la Ven. Conchita Armida, una gran mística mexicana de los 1920s, y fundadora de varias comunidades religiosas, el Señor le explicó: Necesito un ejército de almas santas transformadas en mí, quienes exhalen virtudes y atraigan otras almas con el buen aroma de Cristo Eucarístico. Convirtiéndose en hostias vivas que se ofrezcan en total unión a la oblación de Cristo al Padre para el bien del mundo y de la Iglesia.¨ Conchita profetizó un segundo Pentecostés, tan necesitado en el mundo: "éste pentecostés será interior, trayendo una poderosa transformación de los corazones de los hombres en el Corazón de Cristo en la Eucaristía.” Según la Madre Auxilia de la Cruz, fundadora mexicana de las Oblatas del Santísimo Sacramento, y amiga de Conchita, el Espíritu Santo habría de traer en nuestros tiempos, el fuego del divino amor, el fuego que nos transforma en hostias vivas. Lo cual significa, personas que están dispuestas a ser como Cristo en la Eucaristía, totalmente consagradas a Dios, dispuestas a ser partidas y entregadas, dispuestas a abrazar sufrimientos y sacrificios por amor a los demás. Creo que estas revelaciones nos explican la razón por la cual en los últimos 150 años hemos visto un aumento de almas víctimas, con un claro llamado eucarístico de ofrecerse para el bien de la Iglesia y del mundo, por los pecadores, sacerdotes, y almas consagradas, por las familias... por la paz. Estas almas víctimas han sido llamadas a ser de tal forma sacrificios vivos, hostias vivas, que muchas de ellas han vivido solamente de la Eucaristía. Este milagro pone de manifiesto la perfecta comunión de sus vidas con el sacrificio Eucarístico de Cristo. Podemos traer a la mente el ejemplo de tres estigmatizadas: Teresa Newman, quien se ofreció primordialmente por los sacerdotes, la cual vivió 40 años sin ningún otro alimento que la Eucaristía. La Venerable Alejandrina da Costa, una joven portuguesa quien fue llamada a sufrir como alma víctima por la consagración del mundo al Inmaculado Corazón, vivió de la Eucaristía por los últimos 13 años de su vida. La Ven. Ana Catalina Emmerick, gran mística y alma víctima, la cual se ofreció por la Iglesia, vivió los últimos 12 años de su vida solo de la Eucaristía. Santa Faustina, la gran apóstol de la Misericordia del Corazón de Dios, consideraba un aspecto esencial de su vida el ofrecerse para ser transformada en hostia viva."Transfórmame en Ti, oh Jesús, para que pueda ser un sacrificio vivo. Deseo expiar a cada momento por los pobres pecadores (908)
Para ella, la experiencia de ser una hostia viva, solo podía provenir de su comunión con la Santa Eucaristía. Esta comunión con el Corazón Eucarístico es lo que causa que nuestros corazones sean uno con el Suyo y produce en nosotros la capacidad de amar hasta el extremo."No es posible tener una unión de amor más profunda y más total: Él en mi y yo en Él. El uno en el otro, qué más se puede desear?" Sta. Gema Galgani.

"La Santa Eucaristía es el Sacramento del Amor: Significa amor y produce amor." -Sto Tomás de Aquino.
Al Arzobispo Fulton Sheen, una vez le preguntaron quien era la persona que más le había inspirado en su vida? Respondió que había sido una niña china de once años. Explicó que cuando los comunistas tomaron el poder en la China, apresaron a un sacerdote en su propia rectoría cerca de la iglesia. Después de haberle encerrado, el sacerdote pudo ver como los comunistas entraban en la iglesia y rompían el tabernáculo. Tomaron el ciborio y lo tiraron al suelo, haciendo caer las Hostias consagradas. El sacerdote sabía que habían treinta y dos hostias. Cuando los comunistas se fueron, no se dieron cuenta de que había una pequeña niña rezando al fondo de la iglesia, la cual había visto lo ocurrido. Aquella misma noche la niña logró entrar a escondidas en la iglesia, a pesar de que había un guardia comunista dentro. Una vez dentro, la niña hizo una hora santa de oración y reparación, un acto de amor a cambio del acto de odio que había presenciado. Después de la hora santa, se acercó a las Sagradas formas en el suelo, se arrodilló, se inclinó y consumió una de ellas con su lengua. (En aquél entonces no era permitido tocar la Eucaristía con la mano).

La pequeña continuó yendo cada noche, treinta y una noches más, para hacer su hora de reparación y oración, consumiendo cada hostia que había en el suelo. En la última noche, después de haber consumido la última hostia, accidentalmente hizo un ruido que despertó al guardia. El corrió tras ella, alcanzándola y golpeándola con su rifle hasta que la mató. Este acto de martirio heroico fue presenciado por el sacerdote, quien observaba desde la rectoría este testimonio de amor por el Sacramento del amor. El Corazón Eucarístico, signo del amor sacrificial de Jesús por los hombres, inspira amor como respuesta. El Santo Padre nos dice en su Carta Apostólica: Misterio y Culto de la Eucaristía: "Junto al don infinito y gratuito del amor sacrificial de Dios, ... y del cual la Eucaristía es el signo indeleble, también brota de nuestro ser una viva respuesta de amor. No solamente contemplamos el amor, nosotros mismos comenzamos a amar. Gracias a la Eucaristía, el amor que brota de nuestro ser por la Eucaristía se desarrolla en nosotros, se hace más profundo y crece cada vez más fuerte." (Juan Pablo II, 1980)

El Corazón Eucarístico forma grandes testigos del amor. “Sed, pues, imitadores de Cristo, como hijos queridos, y vivid en el amor como Cristo os amó y se entrego por nosotros como oblación y víctima de suave aroma” (Ef 5,1)

Su Santidad Juan Pablo II, al concluir el año jubilar, nos dijo en su carta apostólica Novo Millennio Ineunte, que la mayor evangelización de la Iglesia al comienzo de este siglo, se realizaría si nos convertíamos en testigos del amor. El afirma que la Iglesia del tercer milenio, necesita convertirse en un gran signo de amor para el mundo. El amor es verdaderamente el corazón de la Iglesia, así lo entendió Santa Teresa de Lisieux, a quien proclamé Doctora de la Iglesia precisamente porque ella es una experta en la ciencia del amor,"scientia amoris": "Comprendí que la Iglesia tenía un corazón y que ese corazón estaba encendido en llamas de amor. Comprendí que solo el amor podía mover a los miembros de la Iglesia a actuar... Comprendí que el Amor abarca todas las vocaciones, que el Amor lo era todo."

Quiero hablarles hoy de un fiel testigo del amor en nuestros tiempos tan difíciles, alguien que nunca se olvidó de amar, aún cuando a su alrededor reinaba el odio. San Maximiliano Kolbe Conocido como el gran santo de la Inmaculada, totalmente consagrado a la Santísima Virgen, tenía como centro de su espiritualidad, aquello que también es esencial para el amor del Inmaculado Corazón, el amor al Corazón Eucarístico de Jesús. Este es el amor que debe ser el centro de la espiritualidad de todo discípulo de Cristo. Para S. Maximiliano, la Consagración a la Inmaculada no tiene otro fin que el de llevarnos a compartir el amor de Jesús, quien murió en la Cruz por amor y en amor, un misterio que se extiende a nosotros en la Sagrada Eucaristía. Este amor es en su esencia, una identificación con las intenciones del Corazón de Cristo, amando, entregando, sacrificando su propio ser "por la vida del mundo. Nadie tiene amor más grande que aquél que da la vida por sus amigos" (Jn. 15,13).

Aquellos que vivieron con San Maximiliano, testifican que era una experiencia realmente conmovedora, observarle mientras celebraba el sacrificio de la Santa Misa: Él vivía la Misa! Se hallaba absorto en el carácter sagrado de la Misa, uniéndose a sí mismo a Cristo en el misterio de nuestra redención! Unía todos sus sufrimientos personales a los de Cristo. Para él, la celebración del sacrificio del altar era la realización de su vocación y de su vida. Cuando fundó la Ciudad de la Inmaculada, desde la cual florecería un gran apostolado mariano de evangelización, hizo de la Santa Misa y de la adoración al Corazón Eucarístico, el centro, la actividad más importante de la ciudad. En varias ocasiones el mismo lo expresaba de esta forma. El Corazón de Niepokalanow es la Eucaristía. Además de participar en las oraciones comunitarias ante la Eucaristía, San Maximiliano visitaba al Santísimo Sacramento, probablemente de 10 a 15 veces en el día, "para conocer cada día más el amor y la misericordia del Corazón Eucarístico, para ir a la escuela del amor" Explicaba.

Esta formación Eucarística de amor y auto-donación, sería la fuerza motora detrás de este sacerdote mariano en el Campo de Concentración de Auschwitz. Allí, el habría de seguir el mismo consejo que exclamó a viva voz a sus hermanos cuando todos ellos eran llevados por la guardia nazi: ("No olvidéis el amor"). Este es el mismo grito que el Corazón Eucarístico nos dirige a todos nosotros:"¡No olvidéis el amor! No me olvidéis, a mi que os he amado, y he dado mi vida por vosotros!

Por el hecho de ser sacerdote recibió constantes golpizas, y tras ellas le dejaban tirado, abandonado. En Auschwitz, se aniquilaba de hambre a los prisioneros de una forma lenta y sistemática. Cuando les traían la comida, todos se peleaban por su lugar y porción de alimento. El Padre Maximiliano, sin embargo, se hacía a un lado, a pesar del hambre atroz, para dar paso a otros, muchas veces no sobraba nada para él. En otras ocasiones compartía su pequeña porción de sopa o pan con otras personas. Un prisionero relataba que él y varios otros, a veces gateaban en la noche hasta llegar a la cama del Padre Kolbe, para hacer sus confesiones y recibir palabras de amor y consuelo. El Padre Kolbe suplicaba a los prisioneros que perdonaran a sus enemigos y que vencieran el mal con el bien, el odio con el amor. Un doctor protestante que estaba a cargo de los pacientes del bloque n. 12, testificó que el Padre Kolbe esperaba hasta que todos los demás habían sido atendidos, antes de pedir cualquier ayuda. “Se sacrificaba constantemente por los demás”, nos dice el doctor.

"Ora para que mi amor no tenga límites", escribió a su madre en una ocasión. Esa clase de amor es la que él contemplaba en la Cruz y en la Eucaristía, en la escuela de amor. Esta es la oración que el Señor siempre responde, pues es el deseo de su Corazón que nos convirtamos en imágenes suyas, que tengamos los mismos sentimientos de Su Corazón. San Maximiliano ofreció su primera misa por la conversión de los corazones endurecidos, la segunda, por la gracia del martirio, y la tercera, por la gracia de amar hasta el punto de convertirse en una víctima. (Todas estas oraciones fueron respondidas por el Señor y todas ellas fueron inspiradas por las vidas de Sta. Teresa de Lisieux y Sta. Gema Galgani).

Quizás muchos de ustedes conocen el final de la vida de este gran santo. Un día, cuando diez hombres fueron escogidos para morir de hambre en celdas destinadas para ello, como castigo por el escape de algunos prisioneros, uno de ellos comenzó a llorar y gritaba: Por favor, tengo esposa e hijos... San Maximiliano, acostumbrado a contemplar y vivir el amor sacrificial del Corazón Eucarístico, dio un paso al frente y dijo: -Yo quiero tomar su lugar. -Quién eres? Preguntó el comandante nazi. -Soy un sacerdote católico! Un sacerdote, otro Cristo, unido a sus sufrimientos por el bien de los demás. Sí, un sacerdote, para dar mi vida, mi cuerpo, mi sangre, así como Jesús se dio por nosotros en la Cruz y continúa dándose en la Eucaristía. San Maximiliano fue el último en morir en la celda, habiendo ayudado a los demás a encontrar el poder del perdón y del amor, el poder del amor de Jesús y María.

Este acto de amor manifestado en una ciudad de odio, como lo era Auschwitz, la transformó, según nos lo manifiesta el testimonio de aquellos que sobrevivieron. Por qué? porque pudieron contemplar la realidad del amor: nunca puede ser vencido por el odio, ni la luz no puede ser vencida por la oscuridad, cuando el reino del Corazón Eucarístico habita en el corazón del hombre. De pequeño, San Maximiliano tuvo una aparición de la Santísima Virgen, la cual le ofreció dos coronas: una roja y otra blanca. El escogió las dos. Pureza y sacrificio. Supo vivir las dos hasta el final. Vivió en dos ciudades: La ciudad de la Inmaculada, donde el amor y la pureza reinaban, y la ciudad de Auschwitz, donde reinaba el odio y el terror. En ambas Maximiliano llevó las dos coronas del triunfo del Corazón Eucarístico: el triunfo del amor: del amor sobre el odio, el bien sobre el mal, la luz sobre la oscuridad. Este es el verdadero triunfo, cuando nuestros corazones, movidos por el poder del Corazón Eucarístico, se adentran en su fuego purificador y viven de su amor sobrenatural.

¡El vivía la Santa Misa! Dijo uno de los que le vieron celebrarla. En el último periodo de su vida, en el campo de concentración, cuando ya no podía celebrar la misa de modo sacramental, la celebró hasta el final con su vida y muerte, con su total identificación con la Eucaristía, ofreciéndose como un sacrificio vivo, como una hostia viva. San Maximiliano estaba tan lleno de amor, aprendido y recibido en su constante contemplación del amor oblativo del Corazón Eucarístico, que se convirtió en el primer mártir del amor. Con este título nunca antes concedido a otra persona, fue canonizado por el Papa Juan Pablo II. El Santo Padre también le llamó: "profeta de la nueva civilización del amor". El Papa dijo que es imposible no descubrir en su vida y sacrificio, un poderoso testimonio de la Iglesia en el mundo moderno, y al mismo tiempo, un gran signo para nuestros tiempos. San Maximiliano, un gran santo mariano, completamente consagrado a la Inmaculada, fue guiado por la Santísima Virgen hacia el fuego consumidor del amor del Corazón Eucarístico, hasta el punto de convertirse en sacrificio vivo, hostia viva, testigo del amor. La Consagración al Inmaculado Corazón promueve el Reino del amor del Corazón Eucarístico en nuestros corazones.
San Maximiliano:"Esta verdad debe estar inscrita en los corazones de toda la humanidad, aquellos que viven en el presente y los que vendrán en el futuro, hasta el fin de los tiempos. La Inmaculada debe ser presentada a los corazones de todos los hombres, y de este modo permitirle a Ella elevar el trono de Su Hijo en ellos, y de este modo atraer a toda la humanidad al conocimiento de Cristo e inflamarles con el amor a su Sagrado y Eucarístico Corazón."

La consagración al Inmaculado Corazón es el camino seguro para la comunión con el Corazón Eucarístico, puesto que su Corazón es el que conoce el secreto para la más íntima unión con el Corazón de Jesús. Ella siempre nos llevará a alcanzar un mayor amor y comunión con su Hijo. Ella nos dirige hacia la adoración y contemplación de su Hijo, y le ha sido confiada la misión de reproducir en nosotros la imagen del Corazón de Jesús. En Octubre 13 de 1917 en Fátima, le fue concedido a la humanidad un gran regalo: el milagro del sol. En ese día anunciado por Nuestra Señora, el Señor iba a manifestar un milagro que todos pudiesen ver. Una copiosa lluvia cubría el lugar, los peregrinos tuvieron que caminar en una atmósfera nublada, sobre charcos de lodo. Había llovido toda la noche y en ese día oscuro y frío el Señor iba a manifestar su presencia y su poder. De repente, después de que la Santísima Virgen señalara hacia el sol, éste se hizo visible a todos y tomó la forma de una Hostia. Comenzó a girar y pulsar hacia la multitud, parecía que se venía hacia ellos con su intenso fuego para quemar la tierra. Se acercó a la tierra, y los que allí se habían congregado estaban temerosos y no comprendían lo que estaba sucediendo. Temían el fuego que se acercaba, pero a su aproximación, todo se secó y el día fue transformado de oscuridad en luz, de frialdad a calor. Este milagro del sol, es signo de lo que el Corazón Eucarístico quiere obrar en nuestra generación. "Debemos conquistar el mundo y ganar cada alma, ahora y en el futuro, hasta el fin de los tiempos, para la Inmaculada, y a través de ella, para el Sagrado Corazón de Jesús" A través del Inmaculado Corazón de nuestra Madre, somos guiados hacia el Corazón Eucarístico de Jesús, el horno ardiente de caridad, para que nuestros corazones sean transformados en hostias vivas, testimonios vivientes del amor y de la oblación total. Atraigamos a nuestra civilización el poder que triunfa sobre el mal: El Reino del Corazón Eucarístico: ¡No olvidéis el amor!
 
Madre Adela Galindo, Fundadora SCTJM 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto


Soy una mujer argentina que agradece a Dios y la Virgen por todas las oportunidades que me presentan dia a dia para crecer y descubrirlos.
Tengo dos hijas maravillosas que son mi mayor bendición.
Internauta precoz, entusiasmada por conocer, aprender, desarrollar, y expandir.
Dicto cursos gratuitos on line sobre Angelología, Espiritualidad y Catolicismo. Talleres presenciales para desarrollar  la expresión oral escrita y artística.
Soy voluntaria de Caritas. Artesana, artista, creativa, diseño websites y evangelizadora.
Creo que el AMOR es la única fuerza capaz de cambiar el mundo.